Las Salinas Canarias

salinas canarias

La Sal es siempre natural, sea cual sea el proceso de extracción.

La Sal fue tan imporante para el hombre que llego a ser moneda de cambio, de ahí viene el nombre de Salario (Sal diaria).


Los aborígenes canarios, explotaban la Sal de forma natural. Con las mareas más altas del año, el agua del mar se depositaba en los charcos, con el calor se iba cociendo el agua y quedaban solamente las piedras de Sal, que estos iban recolectando, recorriendo las costas.

Con la llegada de los primeros españoles (SigloXVI) el aprovechamiento de las Sal empieza a hacerse más intenso. Se crean las primeras Salinas sobre rocas. El sistema es muy similar al aborigen; se aprovechaban las mareas más altas y el agua depositada en los charcos era transportada por los Salineros en cubos, a hombros a una zona más alta (Cocederos). Con rocas y barro recogidos en las cercanías se construían pequeños estanques (Mareta) donde se depositaba el agua de mar para que se fuera evaporando, a los pocos días (Veinte aproximadamente), quedaba solo la Sal.

A mediados del siglo XVII la explotación de la Sal se hace más compleja, se construyen Salinas principalmente en la costa suroeste de Gran Canaria, al norte y al sur de Lanzarote y Fuerteventura. No se tienen noticias que hubiera Salinas en la isla de La Gomera.

Siendo los propietarios de las Salinas, los terratenientes de la época, que las explotaban con asalariados o bien las arrendaban a particulares.

Ya en el siglo XX con la aparición del petróleo, el cemento y el plástico, se crean en el sur de Tenerife, El Hierro y La Palma, salinas mucho más modernas y con una explotación industrial. El agua se saca ahora con bombas de gasoil o eléctricas. Hay hasta cincuenta cocederos, el reparto de agua se hace a través de tuberías de P.V.C. las maretas son de cemento y rocas volcánicas; con lo que la producción se realiza en menos tiempo y el coste laboral es inferior.

El sistema de venta de la Sal es muy duro, ya que el salinero debe hacer las funciones de trabajador/vendedor. Esto se hace de la siguiente manera: Durante los meses de octubre hasta mayo, las salinas producen poca Sal. Sobre el mes de mayo, el salinero repara y acondiciona las maretas ya que su construcción es artesanal, suelen ser destruidas por los vientos y la lluvia. Entre junio y septiembre, es cuando se produce la mayor producción de Sal, que el salinero ira depositando en el almacén, que sirve a su vez como cuarto de herramientas, para luego ir a vender su producto allí donde se encuentren sus clientes.

Este sistema se estuvo empleando desde el siglo XVI hasta finales del siglo XX tuvo una importancia vital para el archipiélago Canario, ya que tenemos que tener en cuenta, que la Sal era el único medio de conservación de los alimentos y debido a la cercanía con el banco pesquero Sahariano , se crearon grandes factorías para salar el pescado y enviarlo luego al resto del país.

Alberto Pérez (textos y fotos) 2004 U.P.L.P.G.C.

Bibilografía:
información oral aportada por: Domingo Viera y Sebastián Viera Santana (Salinas de Tenefe)
información oral aportada por: Manuel Viera (Salinas Arinaga III)
información oral aportada por: Juan Francisco (Salinas El Agujero) Lanzarote
Alberto Luengo – Cipriano Marín “El Jardín de la Sal” editado por Ecotopía Ediciones 1994
José González Navarro ” las Salinas tradicionales de Gran Canaria” editado por FEDAC. 1996
Cipriano Marín – Pier Giovanni d´Ayala “Nature and Workmanship” editado por International Scientific Council 1997
Pier Giovanni d´Ayala “Island Biodiversity” editado por Insula 2004


Sitúado en Curiosidades |
  • email
  • Twitter
  • Facebook
  • del.icio.us